Radio Maria
Argentina
Autogestión Historial Escuchar en Vivo
  Buscar   Buscar
Sumate con tu donación
21 de abril de 2014 11:42 horas Programa Actual: Entre Nosotros
Emisoras en el País

World Family Radio Maria
 
Contenido de Catequesis
La paz esté con ustedes

Ellos por su parte contaron lo que había pasado en el camino, como lo habían reconocido al partir el pan.  Todos estaban hablando de esto, cuando Jesús se apareció en medio de ellos y les dijo:  “La paz esté con ustedes”.  Atónitos y llenos de temor creían ver un espíritu, pero Jesús les preguntó:  “¿Por qué están turbados y se les presentan esas dudas?.  Miren mis manos y mis pies, soy yo mismo.  Tóquenme y vean, un espíritu no tiene carne ni hueso, como ven que yo tengo”.  Y diciendo esto les mostró sus manos y sus pies.  Era tal la alegría y la admiración de los discípulos que se resistían a creer.  Pero Jesús les preguntó:  “¿Tienen aquí algo para comer?”.  Ellos le presentaron un trozo de pescado asado, él lo tomó y lo comió delante de todos.  Después les dijo:  “Cuando todavía estaba con ustedes, yo les decía, es necesario que se cumpla todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos”. Entonces les abrió la inteligencia para que pudieran comprender las Escrituras y añadió:  “Así estaba escrito, el Mesías debe sufrir y resucitar de entre los muertos al tercer día. Comenzando por Jerusalén en su nombre debía predicarse a todas las naciones la conversión por el perdón de los pecados.  Ustedes son testigos de esto.  Y yo les enviaré lo que mi Padre les ha prometido.  Permanezcan en la ciudad hasta que sean revestidos con la fuerza que viene de lo Alto”.

Lucas 24, 35-48

El Crucificado es el Resucitado:

“Atónitos y llenos de temor, ellos creían ver un espíritu, pero Jesús les preguntó: ¿Por qué están turbados, y se les presentan esas dudas? Miren mis manos y mis pies, soy yo mismo.” El que estuvo en la Cruz está distinto, y es Él mismo. No es un fantasma, de hecho pregunta en medio de la alegría de ellos “¿no hay algo de comer?”

Cristo está más que vivo, ha RESUCITADO. Y este es un estado nuevo, que se hace Gracia para nosotros, Gracia de Resurrección. Para expandir Su presencia de novedad transformante hasta los confines de la tierra. Para que llegar a todos con el mensaje de Vida que termina con la muerte y el pecado, deje de ser una sencilla idea posible para transformarse en una Presencia de Gracia real.

Y la Gracia de la conversión, la que viene de la mano de esta presencia transformante, que nos regala el Jesús Resucitado. Gracia de conversión para nosotros a la realidad del Dios Vivo. Conversión que supone camino de seguimiento discipular en actitud obediente a los caminos por donde Dios nos quiere llevar. Allí donde no se conoce ni se sabe.

La RESURRECCIÓN trae un mensaje de transformación, que ocurre en el andar, en el peregrinar. Y que en el texto se expresa así, “les abrió la inteligencia, para que comprendieran las Escrituras”. Para esto, antes Él ha llegado con un mensaje de paz, que ha calmado los ánimos muy movilizados, entre la experiencia escandalosa de la Pasión y la Muerte de Jesús, y las apariciones que se suceden por todas partes. A más de quinientos, dice el texto de los Hechos de los Apóstoles, Jesús se manifestó Resucitado.

Con pedagogía del maestro que sabe y conoce el corazón de los discípulos, los va llevando Él desde la Cruz a la Resurrección, mostrándoles que el mismo que estuvo en la Cruz está ahora Resucitado. “Miren mis manos y mis pies, soy yo mismo”. Así lo hizo con todos los discípulos. Y así lo quiere hacer en nosotros. `

Estemos atentos a Su Resurrección en nuestra vida, dejando que el alma salga de la Cruz, para que llenos de la alegría de la Resurrección se abra lo más íntimo de nuestro ser, para darle la bienvenida a la expansión que trae Su gracia Resucitada. Es expansiva la Gracia de la Resurrección.  el Señor viene a abrirnos lo más hondo de nuestra interioridad, para comunicarnos, ése su triunfo sobre el pecado, sobre la muerte, sobre la desilusión, sobre la proyección fantasmagórica de nuestros propios miedos.

ESTÁ VIVO. HA RESUCITADO Y VIENE A DARNOS VIDA NUEVA.

La Paz esté con ustedes:

Para ese proceso de abertura a la vida nueva de Resurrección, que regala el don del Cristo que vence, es necesario aquietar el alma herida con la Gracia de paz que trae el Resucitado. “La paz esté con ustedes”. Es como una puerta que abre al encuentro con lo desconocido la Gracia de una inmensa alegría, que Dios trae a los que esperaban desde tiempo encontrarse con la felicidad tan buscada.

La paz que aquieta el alma turbada, la que disipa las dudas, la que permite abrirse a lo nuevo sin miedos, la que abre a nuevos desafíos de ir hasta los confines de la tierra, la que serenamente pone en camino y en marcha. Esa paz viene a instalarse en tu vida, como memoria de paz que Dios te dejó en otro tiempo, y como presencia de renovada paz, con la que Dios se quiere comunicar aún más honda y consolidadamente en este tiempo. La trae Jesús, que por la claridad de Su presencia disipa las tinieblas de tu corazón.

Hoy recordamos, desde la expresión de la liturgia, “les doy la paz, les dejo mi paz”, tomada de aquel texto de Juan. Donde aclara Jesús que esta paz no es la que da el mundo. Es decir, no es la de los cementerios donde la paz se aquieta. Aquí la paz moviliza. Aquieta, serena y moviliza. Está llena de Vida. Confirma y reafirma en el camino. Es una paz dinámica la de Cristo. Es una paz que llena de vida, y pone en camino.

Dice Anselm Grün, “todos anhelamos la paz, pero a menudo no encontramos el camino que nos lleve a ella”. Jesús sale en la Gracia de la Resurrección a abrir caminos para los discípulos que están encerrados por temor. Lo hace diciendo “soy la paz, tengan paz”. No les pasa boleta, no les pregunta “dónde estuvieron”, no los instala en la culpa “¿por qué se fueron?”, no les dice, no les reclama el abandono que hicieron de él. Trasciende toda miseria, comunica paz.

Es un don del cielo, que debemos tratar con responsabilidad, dice el mismo Anselm Grün. La paz del Resucitado nos proporciona sosiego y reconciliación con nuestra vida, hasta llegar a ser los bienaventurados que la Palabra dice, “como hijos de Dios trabajamos por la paz”.

En griego se dice, “heidene”, y supone armonía, tranquilidad del alma, bienestar. Para los griegos es un estado de bienestar, y de hecho, algo de eso experimentamos cuando estamos en paz. Pero la que trae Jesús, capaz de asistirnos también en los momentos de mayor real tribulación: se puede estar en paz, en medio de la más profunda tormenta.

En latín, la palabra “pax”, viene de paxis, que significa realizar negociaciones, firmar un pacto, un contrato. Los romanos la encontraban en el cumplimiento de las leyes acordadas. En la alianza que las partes acuerdan laboriosamente, para superar lo que separa y lo que divide. Y es parte de la paz, el equilibrio de las fuerzas.

Pero es más la que Jesús propone, es mucho más que un equilibrio de fuerzas la paz que Cristo propone. Es una paz llena de vida. Y nos recuerda la Palabra de Dios, que el ser humano es incapaz por sí mismo de establecer paz con Él, con la creación, con los demás seres humanos. Tiene que intervenir Dios, que envía a Cristo, el gran portador de la paz, el mensajero de la paz.

Es Él el que llega en esta Pascua a tu vida, y te regala el don de Su paz. Es Su paz la que viene a instalarse en tu corazón. Es memoria de regalos de paz que Dios te hizo, y es presencia renovada de una paz desconocida. Como una caricia al alma, como una luz que abre caminos. Como una certeza que disipa toda duda. Pero, por sobre todas las cosas, como una fuerza que soporta la tribulación.

La paz esté contigo.

Entre Belén y el Domingo de Gloria hay un mismo mensaje que acompaña la presencia del Creador encarnado, en medio de nosotros, de Cristo. El mensaje es paz. Creemos en el Dios de la paz.

En la nochebuena los ángeles le comunican a los pastores “Gloria a Dios en el cielo, y paz a los hombres que ama el Señor”. El domingo de Resurrección, y durante cincuenta días, Jesús se repite “tengan paz”.

Le han presentado en el A. T. como el mensajero que traía la paz, el peregrino de la paz. Esa paz se hace realidad en la vida de cada uno si lo dejamos actuar sin límites, en el don de la Resurrección.

Así lo encontró Francisco de Asís. Francisco de Asís vivió este encuentro de paz con el Señor, en la Gracia de la Resurrección, y oró diciendo: “Señor hazme un instrumento de tu paz.

Que donde haya odio, siembre yo amor.

Que donde haya injuria, ponga yo el perdón.

Que donde haya duda, yo ponga fe.

Que donde haya desánimo, ponga esperanza.

Que donde haya oscuridad, ponga yo la luz.

Que donde haya tristeza, ponga yo el gozo.

Oh! Maestro concédeme

que no busque tanto ser consolado, sino más bien consolar.

Que no busque ser entendido, sino entender.

Que no busque el ser amado, sino el amar,

Porque dando, es como recibimos.

Perdonando, es como somos perdonados.

Y muriendo es que nacemos a la Vida Eterna”.

Juan Pablo II tuvo un hermoso gesto de búsqueda y lucha por la paz, en Asís, en ese increíble lugar de paz, marcado por el signo de la Cruz y la Resurrección de Jesús en la carne del hijo del vendedor de telas, de Francisco. Y en un himno maravilloso escrito por él decía Juan Pablo:  “Creador de la naturaleza y del hombre, de la Verdad y de la belleza, elevo una oración”.

Escucha mi voz, porque es la voz de las víctimas de todas las guerras, y de la violencia entre los individuos y las naciones.

Escucha mi voz. Porque es la voz de los niños que sufren y sufrirán, cada vez que los pueblos pongan su confianza en las armas, y en la guerra.

Escucha mi voz Señor, cuando te pido que infundas en los corazones de todos los seres humanos, la sabiduría de la paz, la fuerza de la justicia, la alegría de la amistad.

Escucha mi voz, porque hablo en nombre de las multitudes de cada país, y de cada período de la historia que no quiere la guerra, y está dispuesto a recorrer el camino de la paz.

Escucha mi voz y danos la capacidad y la fuerza para poder responder al odio con amor, a la injusticia con una dedicación a la justicia, a la necesidad con nuestra propia implicación, a la guerra con la paz.

Oh, Dios, escucha mi voz. Y concede al mundo para siempre Tu paz.”

RecomendarFacebook
Otros contenidos
 Oración por la Paz en la Familia
 El llamado de Dios transforma la per...
 El diálogo de Jesús con Nicodemo
 Vivir en la Paz de Jesús
 Te basta mi Gracia




Volver a la página anterior...

Asociación Civil Radio María Argentina

Contacto: Para comunicarse con Radio María Argentina haga clic aquí