Radio Maria
Argentina
Autogestión Historial Escuchar en Vivo
  Buscar   Buscar
Sumate con tu donación
28 de julio de 2014 19:29 horas Programa Actual: Misa
Emisoras en el País

World Family Radio Maria
 
Contenido de Catequesis
Estar con María junto a la cruz
Fragmento - Catequesis Padre Javier Soteras




Catequesis del día de la Virgen de los Dolores


 

 

Evangelio según San Juan 19, 25-27.

 
Junto a la cruz de Jesús, estaba su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena.

Al ver a la madre y cerca de ella al discípulo a quien él amaba, Jesús le dijo: "Mujer, aquí tienes a tu hijo".
 
Luego dijo al discípulo: "Aquí tienes a tu madre". Y desde aquel momento, el discípulo la recibió en su casa.
 


  1. Al pie de la Cruz coparticipes con María de la gracia de la redención

El autor del cuarto evangelio suele resumir toda una categoría de persona en un solo personaje que de esta forma adquiere rasgos en cierta forma simbólicos. En este caso, al pie de la cruz está una Mujer que es llamada la “Madre” de Jesús, y un hombre que es designado como “el discípulo amado de Jesús”. Se entiende que la Madre es María, pero el autor del evangelio calla su nombre y se detiene en su aspecto de Madre, ya que en ese momento deja de ser solo la Madre de Jesús para convertirse en Madre del discípulo amado. Ignoramos quien es este discípulo. Una extendida tradición ha dicho que era San Juan, aunque el evangelio no revela esa identidad. Es un discípulo al que Jesús ama. De manera que todos los que nos llamamos discípulos y nos sentimos amados por Jesús, nos encontramos representados por él.

Al pie de la Cruz el vínculo de maternidad de María con nosotros brota de su doloroso parto el que en el evangelio de Lucas, Simeón, le había profetizado: “a ti mujer una espada te atravesará el corazón”. En el texto de Juan como en el de Lucas la figura de María aparece como tipo de la Iglesia que en las palabras de Pablo ve reflejada su acción materna en clave de engendrar con dolor la vida de Cristo en los discípulos como participación de la gracia pascual del Señor. Col 1,24 “ahora me alegro por los padecimientos que soporto por ustedes y completo en mi carne lo que falta a las tribulaciones de Cristo a favor de su cuerpo que es la Iglesia”
 
En este sentido cada uno de nosotros concientes de compartir la pascua de Jesús nos hacemos con Cristo y María coparticipes de la gracia de la redención en la medida que lo que nos toca de cruz lo asociamos en carácter redentor al plan de Dios.
 
María es una carta viviente escrita por la mano del Padre, una carta hecha de tan pocas palabras que no podemos dejar caer en saco roto ninguna de ellas. En este evangelio se nos muestra a María junto a la cruz. Junto a ella está el discípulo. Ese es el lugar del discípulo junto a Maria al pie de la cruz, de Jesús.
 

  1. Estar junto a la Cruz

¿Qué es estar junto a la cruz de Jesús? Lo determinante no es estar solo cargando el peso de la propia cruz, sino hacerlo en comunión con Cristo. Ese estado de comunión lo determina la fe. La fe es el camino para estar en comunión con Cristo. No es el sufrir sino el hacer por este camino como propio el sufrimiento de Cristo.
 
Dice el apóstol Pablo que la predicación de la cruz es la fuerza de Dios y la sabiduría de Dios para los llamados en Cristo (1Cor 1,18-24). Esta fuerza y sabiduría es para todos aquellos que creen, no para los que sufren sin sentido, sino en Cristo como María.
 
En la fe compartida con María al pie de la cruz está toda la fecundidad de la Iglesia. La fuerza de la Iglesia viene de la predicación de la Cruz.
 
Esta predicación con poder nace del asumir la propia cruz, participando de sus sufrimientos, estar crucificado con El, completar por los propios sufrimientos lo que falta a la pasión de Cristo. Toda la vida del cristiano debe ser un sacrificio vivo.
 
Es la fe en la Cruz de Cristo la que pasando a través del sufrimiento pueda ser purgada como el oro en el crisol. Decía Juan Pablo II: “sufrir significa hacerse particularmente receptivos y abiertos a las fuerzas salvíficas de Dios, ofrecidas a la humanidad en Cristo SD 23.

El verdadero sufrir con Cristo libera de toda vanagloria, como de hecho lo puede hacer la verdadera fe. Dice San Pablo: “me glorío de mis debilidades, sobre todo de mis flaquezas, por eso de mis persecuciones y las angustias sufridas por Cristo, ahí cuando soy débil entonces soy fuerte.” 2 Cor 12, 9

 

 

RecomendarFacebook
En el dolor florece la vida
En el dolor florece la vida
Contenidos relacionados
 Canción elegida: Bendita la luz
Otros contenidos
 ¿Por qué Dios permite que pase lo qu...
 Las exigencias del seguimiento de Je...
 Jesús nos invita a seguirlo cargando...
 Seguir a Jesús es compartir su camin...
 La cruz, árbol de vida




Volver a la página anterior...

Asociación Civil Radio María Argentina

Contacto: Para comunicarse con Radio María Argentina haga clic aquí