Radio Maria
Argentina
Autogestión Historial Escuchar en Vivo
  Buscar   Buscar
Sumate con tu donación
23 de abril de 2014 11:37 horas Programa Actual: Entre Nosotros
Emisoras en el País

World Family Radio Maria
 
Contenido de Palabras de Vida
La amistad con Jesús


La amistad con Jesús

 

Ven Espíritu Santo, derrámate sobre nosotros, vos que derramas luz para comprender las cosas enséñanos a reconocer los mensajes en nuestra vida personal, familiar, comunitaria. A veces, cuando miramos hacia atrás, vemos los momentos negros y tristes de nuestra propia historia y brotan recuerdos, imágenes que nos hacen sufrir, nos deprimen, nos entristecen. Ayúdanos a mirar nuestra propia historia, la tuya, la mía con otros ojos para que podamos reconocer Tu Presencia en esos momentos y así descubrir lo que has querido enseñarnos a través de estos acontecimientos de nuestra vida personal, familiar, comunitaria. Ven Espíritu Santo, ven Rua Santa, ven aliento de vida para que veamos que todo tiene algún sentido, algún porqué y un paraque como San Pablo dice que “todo ocurre para bien de los que aman a Dios”  Ven Espíritu Santo, para que recuerde con gozo los momentos bellos, grandes y pequeños para que pueda descubrir que a pesar de todo y con todo, valió la pena haber vivido.

Ven Espíritu Santo, ven, no permitas que las nubes me impidan ver el sol que también a brillado a lo largo de toda mi existencia porque a través tuyo Espíritu Santo, el amor incondicional del padre Dios, su gratuidad, la fidelidad de Jesús, su ternura, su misericordia, se cercanía han estado a mi lado auque yo no me daba cuenta. Ven Espíritu Santo, ven, para que pueda reconocerlo eso para que pueda salir de mi mismo, para que pueda salir de mi encierrote mis complejos, ven Espíritu Santo, ven para que al descubrir todo lo que has hecho en mi vida yo te alabe, te bendiga, te de gracias te glorifique para que descubra que todo en la vida es gratuidad y sepa hacer, también de mi vida, libertad-gratuidad. Ven Espíritu  Santo a hacerme libre, a romper las cadenas y sus ataduras. Ven Espíritu Santo a darme esa actitud de hijo-hija para decirle a Dios papá, Abba, padre y descubrir que su proyecto  único e irrepetible se está desarrollando en mi vida a pesar de todo y con todo. Ven Espíritu Santo, ven a través de la poderosa intersección del Corazón Inmaculado de María. Amen 

 

“Donde podría ir Señor lejos de tu Espíritu, adonde Señor, adonde huiría lejos de tu presencia. Si yo subiera a las alturas de los cielos allí estás Tú y si bajara a las profundidades de la tierra también estás allí si levantara el vuelo hacia el oriente o habitara en los límites del mar occidental aún allí me alcanzaría tu mano. Tu mano derecha no me soltaría, si pensara ocultarme en la oscuridad o que se convirtiera en noche la luz que me rodea, la oscuridad no me ocultaría de Ti y la noche sería tan brillante como el día. La oscuridad y la luz son lo mismo para Ti. Adonde podría ir Señor lejos de tu Espíritu” Esto dice el salmo 139

Claro, entre amigos todo es posible, pero entre dos personas que no se quieren que no se aceptan, que no se ven una a la otra como gratuidad de parte del Padre Dios, de Jesús, hasta la más mínima tarea en común difícilmente se pueda realizar. A veces, lo mismo sucede en nuestra relación con Dios Padre. Cuando nuestra búsqueda de la voluntad del proyecto del Padre Dios se resume en un cumplimiento tedioso, aburrido, monótono, leguleyo, de cumplimiento, cumplo y miento de muchas exigencias o se convierte en una estéril búsqueda de nosotros mismos y de nuestra propia felicidad se ve claro que hay poco amor entre nosotros y Dios y si no hay amor no hay gratuidad y si no hay gratuidad no hay libertad y si no hay libertad interior no hay auténtica religión. Y claro, nos frustramos, nos amargamos la vida y andamos buscando después de aquí para allí en tantas supersticiones que hoy lo dominan todo, en tanto pensamiento mágico, en tanta cosa posmodernista que hoy todo lo domina, incluso entre tantos católicos que van a misa todos los domingos

Tanta cosa chabacana, banal que comienza a convertirse en idolatría nuestras vidas, sutilmente, por supuesto. Pero en cambio cuando somos amigos de Dios con gusto, con libertad interior, con gratuidad y con satisfacción luchamos juntos, pase lo que pase para realizar su voluntad. Por eso, si de verdad, queremos hallar y hacer la voluntad de Dios, primero debemos propiciar ser amigos de Dios. El cristiano, más que ser alguien que cree en Dios, es un amigo de Dios, de Dios Padre, un amigo de Jesús, Dios Hijo, un amigo del Espíritu Santo. Un amigo de Dios uno y trino, de la Santísima Trinidad que habita en nosotros e inhabita desde el día del bautismo. El cristiano, más que ser alguien que cree en Dios, es un amigo de Jesús y Jesús nos enseña a ser amigo de su Padre Por eso Dios Padre nos mandó a su Hijo, por ser su Hijo con gusto se hizo hombre, se encarno para amarnos y para enseñarnos a amarnos los unos a los otros así como El nos ama

También por eso Jesús nos dejó a su espíritu vivo para así acompañarnos todos los días hasta el fin del mundo. Jesús nos invita personalmente a ser su amigo. Si somos amigos de Jesús somos amigos del Padre Dios. Por eso los testimonios de la vida de Jesús escritos en la Biblia son verdaderos evangelios es decir buenas noticias porque nos ayudan a conocer a Jesús como realmente es y solo conociendo a Jesús podremos llegar a amarle y ser sus amigos. No es de extrañar que San Ignacio de Loyola hacia la siguiente oración antes de leer el evangelio “Jesús, ayudame a conocerte internamente para que más pueda yo amarte y seguirte” Vemos siempre que Jesús como el mismo Padre Dios es el que ama primero, es el que sale a nuestro encuentro, es el que sale a nuestra búsqueda. Jesús tomaba la iniciativa, El eligió a sus amigos sin preocuparse por lo que iban a pensar los demás.

Jesús caminaba por la orilla del río Jordán, de repente sentía que no estaba solo, se Dio vuelta y al ver que dos jóvenes pescadores le seguían les preguntó “¿Que buscan?” ellos dijeron “Maestro ¿Dónde vives? Fueron y vieron donde vivía y pasaron con El el resto del día, después llevaron a conocer Jesús a sus hermanos y amigos. Esto lo podemos leer en Juan 1-35-51  Llegó el momento cuando Jesús los buscó expresamente para decirles “síganme y yo haré que ustedes sean pescadores de hombres” Marcos 1-16-21 Al momento dejaron sus redes y se fueron con El. Eran Andrés y su hermano Simón Pedro, Juan y su hermano Santiago, luego sus amigos Felipe y Natanhael también aceptaron seguir a Jesús. Mateo era distinto, era un hombre acomodado un traidor a la patria porque cobraba impuestos para Roma y alguien que no practicaba su religión pero Jesús lo vio en su lugar de trabajo y le dijo “sígueme”

Inmediatamente la gente buena comenzó a criticar a Jesús, la gente buena entre comillas ¿no? Por andar con gente como Mateo. Jesús lo oyó y les dijo “Yo no he venido a llamar a los buenos, a los que se creen buenos sino a los pecadores” y les dijo que fueran aprendiendo a ser más compasivos Mateo 9-9-13 o sea que Jesús siempre defendía a sus amigos. Jesús siempre elige y escoge a sus amigos Juan 15-16 y como buen amigo nunca hizo que alguien fuera amigo a la fuerza, digamos. Así sucedió por ejemplo con el joven rico Mateo 19-16-30 Jesús necesitaba a sus amigos, ojo, estamos muy acostumbrados a pensar en que solo los demás necesitaban a Jesús y francamente nos cuesta aceptar que el mismo Jesús, Dios hecho hombre todopoderoso, necesitaba, entre comillas, como todo ser humano del apoyo de sus amigos. Esto se ve claro en el evangelio. Después de lo que fue la última cena Jesús llevó a los 11 apóstoles que todavía le quedaban a un huerto para orar

No quería estar solo y se llevó a sus amigos más íntimos a Pedro, a Juan y a Santiago y estando con ellos comenzó a sentirse muy triste y angustiado y les dijo “siento en mi alma una tristeza de muerte, quédense ustedes aquí y permanezcan despiertos conmigo” Mateo 26-36-38 Jesús fue influenciado y hasta cambiado, digamos así, por sus amigos. Otra vez, ojo. Estamos acostumbrados a ver como Jesús cambiaba la vida de los demás pero no solemos fijarnos en que los demás, especialmente sus amigos, también influían en la vida de Jesús. Por ejemplo, le cambiaron sus planes cuando su Madre le pidió que hiciera un milagro para que no faltara el vino en la boda de sus amigos en Caná. Jesús le contestó “mujer, ¿porque me dices esto? Mi hora no ha llegado todavía” pero cuando ella les dijo a los que estaban sirviendo “hagan todo lo que El les diga” no le quedaba otra, por amor a su madre Jesús hizo su primer milagro Juan 2-1-12

Otro ejemplo, después que Jesús se había alejado a propósito de la ciudad de Jerusalén para que no lo mataran regresó porque sus amigos lo necesitaban. Marta y María lo habían mandado a llamar porque su hermano Lázaro se encontraba enfermo Juan 11  Jesús fue siempre fiel a sus amigos, le ayudaron a actuar más libremente, le ayudaron a superar prejuicios. La ley de los judíos les prohibía hacer cualquier tipo de trabajo los sábados incluyendo sanar a otra persona porque ese era el día que ellos dedicaban a Dios. Jesús había cumplido fielmente esta ley hasta aquel sábado en Cafarnaún cuando se le presentó un endemoniado allí mismo, dentro de la sinagoga, por compasión lo curó. Luego, al salir de la sinagoga Jesús fue con Santiago y Juan a la casa de Pedro y Andrés La suegra de Pedro estaba en cama con fiebre, ellos le dijeron a Jesús y El se acercó y la curó. Desde aquel día en adelante Jesús hacia el bien a otros cuando El quería sin importar ni el día ni las críticas

Y dijo “la ley, del sábado, se hizo para el hombre y no el hombre para la ley” Marcos 1-2 O sea que lo ayudaron también a superar prejuicios. Jesús, como cualquier hombre estaba condicionado por su cultura, la cultura en la cual había nacido, crecido, la cultura que había mamado en el contexto cultural como vos y como yo también todos estamos influenciados. Que interesante que es esto ¿no? Porque a Jesús los amigos lo ayudaron a superar prejuicios. Los judíos se consideraban superiores a todos los demás porque decían que solo ellos eran los hijos de Dios, los demás no. Prójimo es el que era de mi nación, de mi raza. Los demás no eran mi prójimo y despreciaban a los demás, es más hasta los llamaban perros. Jesús también tenía los prejuicios de su raza por eso cuando una mujer de otra raza le pedía a Jesús que curara a su hija

El contestó así “deja que los hijos coman primero porque no está bien quitarles el pan a los hijos y dárselo a los perros” y ella con mucha humildad, le dijo “si Señor, pero hasta los perros comen debajo de la mesa las migajas que dejan caer los hijos” o sea que el amor de esta madre por su hija le hizo a Jesús recapacitar. Comprendió que ella también era una hija de su Padre Dios y le sana su hija al momento. Podemos ver esto en Marcos 7-24-30.  La amistad que Jesús tenía con sus amigos era todo un proceso. Tenía sus crisis, sus reconciliaciones y sus crecimientos igual que todas las amistades humanas. Su amistad con Pedro es un ejemplo Jesús conoció a Simón e inmediatamente sintió simpatía por el y al momento le llamó Cefas, Pedro, piedra porque su carácter era tan fuerte como una roca Juan 1. Al principio Pedro se asustaba ante el poder de Jesús. Una vez, después de una pesca milagrosa, se asustó tanto que se arrodillo ante El y le dijo “apártate de mi Señor que soy un gran pecador” Lucas 5

Pero Jesús, en vez de apartarse, lo invitó a vivir y a pescar hombres junto con El y con los demás amigos. Pedro no dudó ni un segundo, dejó todo lo que tenía, esposa, casa, trabajo, para seguirle Marcos 1 . Una noche en plena tormenta. Los apóstoles vieron a Jesús caminar hacia ellos sobre el agua, el único que se atrevió a caminar hacia Jesús sobre las olas agitadas fue Pedro quien al tener miedo empezó a hundirse y Jesús lo salvó y le reclamó “que poca fe tenés, ¿Por qué dudaste?” Mateo 14  Al día siguiente muchos de los discípulos de Jesús lo dejaron porque no pudieron aceptar sus enseñanzas y hasta los mismos apóstoles estaban tristes y confundidos. Cuando Jesús les preguntó “¿También ustedes quieren irse?” fue Pedro quien contestó por todos “Señor, ¿a quien iremos?, solo Tu tienes palabras de vida eterna” Juan 8  Y después, cuando Jesús les preguntó quien era El otra vez fue Pedro quien respondió “Tu eres el Cristo, el hijo de Dios viviente”

Y Jesús lo llamó dichoso y le encargó su futura iglesia comunidad eclesial Mateo 16  Pero a poco tiempo de eso Jesús les comenzó a explicar a sus apóstoles que ya pronto iba a morir. Fue entonces cuando Pedro lo llevó aparte y lo reprendió por hablar así pero Jesús lo reprendió más fuertemente diciéndole “apártate de mi Satanás, porque me pones en peligro de caer. Tu no ves las cosas como las ve Dios sino como la ven los seres humanos” Mateo 16  Al acercarse el final Jesús le dijo a Pedro, “Simón, mira que Satanás los ha pedido a ustedes para sacudirlos como si fueran trigo y yo he rogado por ti para que no te falte la fe y tu, cuando te hayas vuelto a mi ayuda a tus hermanos a permanecer fieles” Pedro le dijo “Señor, estoy dispuesto a ir contigo a la cárcel y hasta morir contigo” y Jesús le contestó “Pedro, te digo que hoy mismo antes que cante el gallo, tres veces me negarás y negarás que me conoces” y así sucedió. Lucas 22 

Aquella misma noche, en el huerto de Getsemaní ni Pedro ni los otros apóstoles pudieron permanecer despiertos para acompañar a Jesús, pero cuando llegaron los soldados a arrestarlos, otra vez, el único que hizo algo, para proteger a Jesús, fue Pedro. Sacó su espada y la usó Juan 18  Pero no estuvo presente cuando Jesús más lo necesitaba, durante su pasión y muerte. Después de haber negado a Jesús tres veces Pedro huyó para estar solo y lloró amargamente. Mateo 26.Pero luego cuando María Magdalena y las otras mujeres les llevaron la noticia a los apóstoles de que Jesús había resucitado, solo Pedro y Juan fueron al sepulcro Juan 20. A poco rato Jesús se le aparece personalmente a Pedro y después cuando Jesús se le apareció a todos los apóstoles a orillas del lago de Galilea El le pregunto a Pedro si lo quería y Pedro, triste porque le hizo tres veces la misma pregunta, le contestó “Señor, tu lo sabes todo, Tu sabes que te quiero”

Entonces Jesús le encargó el cuidado de todos sus seguidores y le dio a entender que este servicio no le iba a ser fácil. Sus últimas palabras a Pedro fueron “Sígueme” y Pedro lo siguió Juan 21. Al subir Jesús al cielo Pedro asumió su encargo y empezó a dirigir a los discípulos y después de la llegada del Espíritu Santo en Pentecostés a toda la iglesia dirigió Pedro como obispo de Roma, como el primer Papa padre de los padres. Hechos cap 1 y 2  La amistad entre Jesús y Pedro se hizo tan fuerte que ambos dieron su vida por el otro. Jesús compartiría con sus amigos su amor por el Padre Dios. Sin tomar en cuenta esto, no se podría comprender nunca a Jesús. Su amor por el Padre es secreto para conocerlo interiormente tanto que diría al Padre que su voluntad era hacer la voluntad de su Padre y a todos sus amigos los contagiaba espontáneamente con este amor de tal manera, que a veces también ellos sin darse cuenta empezaban a buscar y hacer la voluntad, el proyecto del Padre junto con Jesús

Es importante recordar que el modo de Jesús no era exigirle a la gente que cumpliera cosas sino más bien, invitar personalmente a cada uno para que fuera su amigo y a la vez amigo del Padre Dios. Que interesante que es esto ¿no? Porque si ustedes lo piensan bien se darán cuenta que una gran parte de los bautizados católicos se mueven más bien por el deber cumplido, porque hay que hacerlo, porque siempre fue así, porque está mandado, por las dudas, por si no lo hago, porque tengo miedo que si no lo hago me suceda tal o cual cosa pero no siempre se hacen las cosas desde la profunda experiencia de la amistad con el Padre a través de Jesús, con El, por El y en El, no y por eso falta libertad interior, falta gratuidad y por eso no hay conversión sincera, no hay crecimiento, no hay madurez, no hay fruto en nuestras comunidades, movimientos lamentablemente

Y abunda cada vez más entre nuestros bautizados el pensamiento mágico, las supersticiones, las idolatrías también la frivolidad, el cholulaje, la fragmentación, el pensamiento pagano del mundo, el pensamiento liberal del mundo en muchos aspectos. Es importante entonces esto. A Pedro y a su hermano Andrés Jesús les dijo “síganme y yo haré que sean pescadores de hombres” Marcos cap 1 El cristiano entonces, elige libremente y con gusto ser amigo de Jesús y lo hace asumiendo todas sus consecuencias y esto me parece maravilloso y también me parece maravilloso que vos, en este momento te pongas a discernir si en tu vida personal estas viviendo así de esta manera. Sería muy bueno que te lo preguntes ¿no te parece? Vamos a hacer un resumen, un racconto de todo lo compartido hasta ahora. Jesús nos enseña que Dios no es ninguna idea sino un amigo que nos llama a la amistad sin límites

La oración propicia entonces nuestra amistad con Dios. Entonces la oración no es hablar con uno mismo, revisar la vida como si fuera pura introspección relacionarte con una idea abstracta de Dios o dominar tus sentimientos o querer estar en paz, tranquilo o haciendo relajación o no se que. La oración cristiana es una relación entre dos personas, entre vos y un Dios histórico, actual, concreto y personal. Con un Dios histórico porque hace más de 2.000 años que Dios se hizo hombre para mostrarnos su amor y se llamaba Jesús. Actual porque ese mismo Jesús resucitó y vive y actúa ahora en tu vida y en la mía, en tu mundo y en el mío. Personal porque Jesús te ama, te llama y te necesita a vos y a mí y vos y yo necesitamos a Jesús. Entonces, felices los que reconocen su necesidad espiritual porque el reino de Dios les pertenece Mateo 5-3  Lo más importante de esta relación entre vos y Dios no es saber cosas

Es importante hacer cursos, seminarios, aprender pero no es lo más importante, no es lo más importante descubrir nuevas ideas, conocerse mejor, saber más de su religión y mucho menos es olvidarte de tu amistad con Dios y buscar solo un estado de ánimo donde estés en paz y nada te afecte como si fuera un nirvana orientalista, conocimiento y dominio de uno mismo ommm paz y paz, no, tampoco es eso. Lo más importante de esta relación entre vos y Dios es amarse mucho. Tu amistad con Jesús es un proceso. A veces Jesús te habla a través de otros, a veces es difícil encontrar a Jesús en las situaciones de la vida concreta, personal, familiar, comunitaria pero Jesús está con vos y te ama, déjate amar por Dios, déjate experimentar que Dios siempre te ama primero y deja que esta amistad con Jesús los transforme lentamente a los dos. Por eso Sta. Teresa de Jesús decía “orar no es pensar mucho sino amar mucho”

¿Cómo se puede saber si estamos amando a Dios en la oración o si simplemente estamos engañándonos? Unos piensan que hay amor si sienten algo bonito de emoción, lágrimas, alegría y gloria a Dios, Aleluya te amo y te amo pero no se puede reducir la oración a meros sentimientos. Como toda amistad tu relación con Jesús tendrá momentos buenos y otros no tan buenos. Otros piensan que hay amor si Dios contesta sus oraciones, ay Señor, haz que me gane la lotería, es todo lo que te pido por ahora, el quini 6. Tampoco se puede reducir la oración a lo que vos querés caprichosamente, el llame ya, ya pare se sufrir. Entre amigos no hay manipulación, nadie se debe dejar manipula, manejar. Hay apoyo mutuo pare seguir adelante y respeto por la libertad del otro. San Ignacio de Loyola, el fundador de la Compañía de Jesús, los Jesuitas dijo “el amor se debe poner más en las obras que en las palabras”

Por lo tanto, si nuestra oración nos impulsa a actuar como Dios quiere, realmente estamos haciendo oración. Jesús dijo “no todos los que me dicen Señor, Señor entrarán en el reino de los cielos sino solamente los que hacen la voluntad de mi Padre celestial” Mateo 7-21  Mientras más conozcamos a Jesús más lo vamos a amar y seguir. Cuando buscamos hacer, junto con Jesús la voluntad de su Padre, más pronto vamos a llegar a la plenitud de nuestra amistad con Jesús. El amor más grande que uno puede tener es dar su vida por sus amigos Juan 15-13  Amar plenamente a Jesús es entregarte con todo tu amor a Jesús encarnado en tu pueblo, en tu historia, en tu familia, en tu comunidad, en tu parroquia, en tu asociación, tu barrio, especialmente en aquella parte del pueblo que más sufre para que resucite “les aseguro que todo lo que hicieran por uno de estos hermanos míos más pequeños, más humilde por Mí mismo lo hicieron” Mateo 25-40

 

Entonces cuatro consejos para tu oración. Primero, para amar a alguien hay que conocerlo, es lo mismo con Jesús por eso el contacto diario con la Biblia, con la palabra de Dios especialmente con los evangelios, es el alimento que aviva nuestra fe en Jesús. Segundo consejo, este mismo Jesús a resucitado y vive en y entre nosotros por eso hay que buscarlo en la vida concreta, mientras más atentos estemos a lo que pasa en la vida de nosotros del ámbito que nos rodea, de la sociedad, del mundo más fácilmente vamos a reconocer a Jesús resucitado en y entre nosotros. Solo así podremos amarlo. En tercer lugar “y lo amaremos de verdad cuando busquemos junto con Jesús hacer la voluntad de su Padre” por eso hay que dejar que el Espíritu Santo de Jesús vivo, nos impacte con todo su amor y que actúe libremente en nosotros para que juntos podamos ser instrumentos del amor de nuestro Padre Dios, canales, puentes para que Dios pueda amar a través nuestro

Y en cuarto lugar, Sta. Teresa de Jesús dijo “la oración es amistad. Estando muchas veces a solas con quien sabemos nos ama” por eso hay que propiciar la oración y vos debes aprovechar todo lo que te ayude para orar. Por ejemplo, los tiempos. Poco tiempo pero diario y a una buena hora, no a la hora en que uno se va a dormir y está cansado, muerto. Poco tiempo pero diario, no una vez por semana o una vez por mes o si querés mucho tiempo pero a diario. Los lugares; en la capilla frente al sagrario sería ideal, en tu cuarto, en tu jardín, en el campo, en el parque, donde te sientas a gusto pero te recomiendo principalmente frente al sagrario, frente a Cristo eucaristía. Las posiciones, orar caminando, de rodillas, sentado, incluso recostado depende de la actitud de la oración es decir, que el cuerpo, la postura física acompañe lo que está habiendo en tu corazón. Si hay contrición, arrepentimiento a lo mejor te hace bien estar un poquito de rodillas

Si estás en un tu a tu, de corazón a corazón como discípulo delante del maestro te haría bien estar sentado. Si estas en una actitud de adoración, de querer entregar toda tu vida al Señor, de postración total, de entrega total, quizás recostado te ayudaría. Si estás en esa actitud de ir descubriendo con discernimiento esa presencia de Jesús que camina a tu lado como con los discípulos de Emaús, quizás te ayude caminando y los métodos deben ser sencillos, lo que a vos te convenga y siempre escuchando a tu corazón pero recordando que siempre antes de orar tenés que invocar al Espíritu Santo de Dios, sin apuros, sin prisas, con una oración espontánea, con un canto, con una oración prehecha pero eso sí, invocar al maestro de toda auténtica oración, al guía que es el Espíritu Santo para que venga a orar en vos, para que El ore en vos, para que Jesús entonces, a través del Espíritu Santo, ore en vos al Padre, al Abba

Para ir concluyendo nuestro programa de hoy nos preguntemos siempre esto, ya que vos tenés tu oración a menudo, que te preguntes esto, lo que más te gustó de la historia de Jesús, de lo que te fui contando, ¿Por qué te gustó? Y te ayudo con estas preguntas ¿Cuáles fueron los mejores momentos que han llegado a tu corazón de esto que te hablé de la amistad con Jesús y porque? Y que cosas te llevaron a vos a propiciar esta amistad con Jesús. ¿Y cuales fueron los peores momentos de esa amistad con Jesús y porque? ¿Qué cosas te estorban o te estorbaron o te hicieron falta para crecer y madurar en esta amistad? ¿Y como anda sinceramente tu amistad con Jesús ahora, porque? Bien pensa en una sola cosa que te gustaría hacer para mejorar, para acrecentar, para madurar esta amistad con Jesús. Te puedo dar dos salmos para que medites en esto, el salmo 145 “El Señor es tierno y compasivo, es paciente y bondadoso, el Señor es bueno para con todos”

También el salmo 115 “Señor, glorifícate a Ti mismo y no a nosotros, glorifícate por tu amor y tu verdad. ¿Por qué han de preguntar los paganos donde esta su Dios? Nuestro Dios está en el cielo y El ha hecho todo lo que quiso. Los ídolos de los paganos son oro y plata. Objetos que el hombre fabrica con sus manos. Tienen boca pero no pueden hablar, tienen ojos pero no pueden ver, tienen orejas pero no pueden oír, tienen nariz pero no pueden oler, tienen manos pero no pueden tocar, tienen pies pero no pueden caminar. Ni un solo sonido sale de su garganta. En cambio nuestro Dios es un Dios vivo que te ve, te escucha, te habla, te ama”. Para que entonces perder el tiempo, la energía y la vida en tantas supersticiones, en tanto pensamiento mágico, en tantas idolatrías de los tiempos posmodernos que hoy inundan nuestras familias, nuestras corrientes que en vez de hablar del Espíritu Santo hablan de una cierta energía cósmica y cosas por el estilo Qué lástima ¿no?

 

 

Oración final


Padre Dios, te alabo, te bendigo, te doy gracias, te glorifico Abba, padre. Te glorifico, te alabo y te bendigo por tu hijo Jesús porque me has llamado a través de El a ser amigo tuyo. Ayúdame a ser un amigo fiel. Por eso me uno a toda la iglesia para hacerte estas peticiones. Ayúdanos a comprender que tenemos una verdadera sed de Vos, haz que comprendamos que nuestra amistad con vos es un proceso, que tenemos que tener paciencia, constancia, perseverancia porque es un proceso no es algo ya. Ayúdanos a descubrir y hacer juntos tu voluntad y por eso pedimos la intersección del Corazón Inmaculado de María, ésta amiga fiel del Padre, ésta amiga fiel de Jesús, ésta amiga fiel del Espíritu Santo, María, nuestra buena Madre, sentimos tu presencia entre nosotros, tu cariño y tu ejemplo nos animan, tu intercesión nos salva. Cuando comprendiste que el mensaje del ángel Gabriel era la voluntad del Dios vivo, tu Señor con gozo contestaste “Yo soy la esclava del Señor que Dios haga conmigo como me has dicho” Por amor actuaste, en paz estaba tu corazón, solo así se hace la voluntad de Dios Nuestro Señor. María, madre nuestra, sentimos tu presencia entre nosotros, tu cariño y tu ejemplo nos animan, tu intersección nos salva. Amen


                                                                    Padre Rubén Francisco Bellante


                                          

RecomendarFacebook
La amistad con Jesús
La amistad con Jesús
Otros contenidos
 El discernimiento en la vida cotidia...
 Discernimiento de espiritus: consola...
 La Fe en la Biblia
 El discernimiento en la vida cotidia...
 El discernimiento en la vida cotidia...




Volver a la página anterior...

Asociación Civil Radio María Argentina

Contacto: Para comunicarse con Radio María Argentina haga clic aquí