Radio Maria
Argentina
Autogestión Historial Escuchar en Vivo
  Buscar   Buscar
Sumate con tu donación
19 de abril de 2014 16:40 horas Programa Actual: Nuestros Años, nuestras Vidas
Emisoras en el País

World Family Radio Maria
 
Contenido de Catequesis
Síganme, Yo los haré pescadores de hombres
Mientras Jesús pasaba por la orilla del mar de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés que echaban las redes en el mar, pues eran pescadores. Jesús les dijo: “Síganme yo los haré pescadores de hombres.” Y de inmediato dejaron sus redes y lo siguieron.
Un poco más allá Jesús vio a Santiago, hijo de Zebedeo, con su hermano Juan, que estaban en su barca arreglando las redes. Jesús también los llamó, y ellos, dejando a su padre Zebedeo en la barca con los ayudantes, lo siguieron.
Marcos 1, 16 - 20

La expresión pescadores de hombres se encuentra de una manera idéntica tanto en Marcos como en Mateo, las fuentes que ellos utilizan para la escritura son las mismas, también las utiliza habitualmente Lucas, salvo en algunos casos como en este, se le llama fuente Q aquella que utiliza el evangelista Lucas, distinta de Mateo y de Marcos, cuando se diferencia de ellos se vale de esta fuente.

En Lucas la expresión es “desde ahora serán hombres los que atraparás”, esa es la traducción exacta que la Biblia la traduce como pescadores de hombres, en el Evangelio de Marcos y en el de Mateo la expresión se relaciona con la función de pescar, es decir con la acción de echar las redes al mar para capturar los peces, en el relato de Lucas es mas extenso, el autor trae la expresión en el contexto de un milagro, es cuando Jesús sale con ellos, se mete mar adentro y allí después de que han tenido una noche infructuosa le dice a Simón “Simón navega mar adentro, hecha las redes, fue tanta la cantidad de peces que tuvieron que llamar a los compañeros de la otra barca”.

Además de aparecer en los sinópticos la expresión, como metáfora, se emplea en el Evangelio de Tomás, el Evangelio de Tomás es un apócrifo, una colección de dichos de Jesús, el texto del Evangelio de Tomás dice así “y dijo Jesús: El hombre es semejante a un pescador inteligente que arrojo su red al mar y la sacó del mar llena de peces pequeños, debajo de ellos el pescador inteligente encontró un pez grande y hermoso, arrojó todos los peces pequeños fuera y eligió el pez grande sin pesar. El que tenga oídos para oír que oiga dice este texto apócrifo.”

Jesús construye la imagen de pescador de hombre a partir de una labor perfectamente conocida en el contexto social y la compara al oficio de pescar peces, de los pescadores de Galilea, este es el electo real de la construcción literaria que hace Jesús y la compara con el oficio que tendrán los mismos hombres que Él elige para seguirlo, los discípulos de Jesús, este es el elemento imaginario. Junta el hecho real de pescar, propio de aquel contexto, con la misión que le corresponde a los que van a ser sus discípulos y en la unión de las dos realidades, la imaginaria y la real, construye Jesús esta imagen de pescadores de hombres.

Qué es un pescador en Israel, cómo es que Jesús se mete en este mundo de los pescadores y porqué se mete en este mundo. El oficio de pescador, en Israel, es un oficio muy antiguo, los pescados, al igual que el pan, los frutos de la tierra y la leche eran la base de la alimentación diaria en el oriente medio, en el tiempo de Jesús, la demanda de pescados como alimento de lujo era muy creciente, lo que dio origen a diversos sistemas de comercialización, se formaban corporaciones de patrones y jornaleros, es lo que dice el texto cuando muestra a los hijos de Zebedeo saliendo de la barca de su padre siguiéndolo a Jesús y dejando a Zebedeo con los jornaleros.

Juan, Santiago y su padre tienen una empresa de pesca donde hay varias personas vinculadas a ellos para esta tarea, lo mismo seguramente ha ocurrido en la barca de Simón. Estas corporaciones de patrones y jornaleros se construían para optimizar la pesca y las ganancias y también se asociaban a otras corporaciones.

En el texto que aparece en Lucas esto se ve claro, en un momento determinado ya no pueden mas con los peces por la cantidad que eran, dice la Palabra “Hicieron seña a los compañeros de la otra barca para que vinieran en su ayuda”, los compañeros de la otra barca no son amigos solamente sino que son posiblemente con los que Pedro estaba asociado desde su corporación con la corporación de los Zebedeo para llevar adelante la tarea de la pesca y hacer de esta la industria que les daba de vivir como un oficio importante en el mar de Galilea.

Los productos del mar sin aletas o escamas son anguilas, mariscos, son considerados inmundos, estaban prohibidos por la ley, esto aparece en Levítico 11, 9-12, la Pesca en el Mar Muerto que no existía por la imposibilidad de la vida marina a causa de la concentración de la sal se promete como fruto, signo de la bendición en virtud de la presencia de la gloria de Dios en el Nuevo Testamento, es un signo de bendición esta pesca. En este contexto socio cultural Jesús construye esta imagen, que también tiene una significación bíblica, Jesús dice “los haré pescadores de hombres” además de que Jesús se mete en al mundo al que ellos pertenecen, tiene una significación bíblica.

La expresión pescar hombres no es propia de Jesús, se encuentra en el Antiguo Testamento y también se encuentra en la literatura antigua griega, por ejemplo Arestipo de Cirene hacia el 420 antes de Cristo, afirma que así como los pescadores debían esforzarse y meterse en el agua para conseguir el producto del mar así también él debía esforzarse enormemente para pescar un hombre.

Según el escritor griego Diógenes de la primera mitad del siglo segundo después de Cristo, pescar hombres es hacerlos partícipes de los propios puntos de vista, suele ser parte de nuestra manera común de expresarnos, a veces cuando descubrimos a alguien en su intención decimos, te pesque o cuando decimos que alguien nos entienda le decimos me pescas, en este sentido de pescar va la propuesta de la Palabra tanto en el Antiguo como de Jesús. En el texto de Jeremías 16, 16-17 dice: “Yo mandaré muchos pescadores, oráculo del Señor, que los pescarán.

Después mandaré muchos cazadores que los cazarán por las montañas y los cerros y hasta en las grietas de las rocas porque yo vigilo su conducta y la conozco, su maldad está siempre ante mí”, se puede entender el texto en sentido de rescatar del mal, yo porque vigilo desde mi misericordia, yo porque los acompaño en el camino, la pesca en sí misma es una acción que tiene un grado de violencia, consiste en sacar del agua a los peces para matarlos y aprovecharlos para el alimento, cuando el oráculo es de condenación en la Palabra de Dios hay que entenderlo en este sentido al hecho de pescar por parte de Dios, pero en relación a Jesús el significado que guarda el decir pescador de hombres en la intención de Jesús tiene un sentido positivo porque Jesús no viene a oprimir, ni a destruir sino a proclamar la Buena Nueva del año de gracia, hay que leer el texto pescar hombres de parte de Jesús que los pesca a los primeros discípulos y los hace pescadores con él en la clave en que Jesús define su ministerio, “El Espíritu del Señor esta sobre mí porque me ha ungido para anunciar la Buena Noticia a los pobres, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos, a dar vista a los ciegos, a liberar a los oprimidos”, y Jesús les dijo “hoy se ha cumplido ante ustedes esta profecía”.

Como el reino de Dios se ha cumplido Jesús ha elegido como discípulos a algunos para enviarlos a desarrollar la gracia del reino de Dios y hacerlos pescadores de hombres, es decir, para recoger de la dispersión como dice Jeremías 16, 14-15 a los hijos de Israel y no solamente a la nación judía va a mostrar Jesús en Juan 11, 52 sino a todos los hijos de Dios que están dispersos, la metáfora pescar en el Antiguo Testamento tiene una finalidad distinta a la de Jesús, pescar hombres para Jesús es sacarlos de las aguas caudalosas de la muerte, esta expresión la encontramos en el Salmo 144 y en el Salmo 18, es una expresión antigua que forma parte de la oración del pueblo cuando atraviesa situaciones de angustia que se ve identificado como aquel que permanece arrastrado por las aguas y que clama a Dios para que lo libere, dice el Salmo 143, 144 “Extiende tu mano desde lo alto, sálvame, líbrame de las muchas aguas, de las manos de los hijos de los extranjeros”, son las situaciones de peligro, el agua tiene como una doble significación en la Palabra de Dios, es fuente de bendición pero también es la que ocasiona la muerte, se abrieron las aguas y por el medio pasó el pueblo de Israel, el autor bíblico está tomando la imagen que en la antigüedad representaba como fuerza del mal el agua y dice el pueblo de Israel atravesó el agua, atravesó el mal quiere decir, y después que pasó él el mal aplastó a los que perseguían.

Hacerse pescadores de hombres es hacerse con Jesús capaces del ministerio de Jesús, el ministerio de Jesús es claro “El Espíritu del Señor está sobre mí porque me ha ungido para anunciar la Buena Noticia a los pobres, me ha enviado para proclamar la liberación de los cautivos y dar la vista a los ciegos”, hacerse pescadores de hombres es participar del anuncio de Jesús y participar de la fuerza liberadora del mal que hay en Jesús, el pesca, saca del agua los peces, es decir saca de la muerte, en término figurado. A esto es a lo que Jesús invita a los discípulos, esto es lo que el Señor obra en nosotros, el Señor viene a rescatarte de las aguas profundas de angustias, de tristezas, de depresión, de desequilibrio emocional, el Señor viene a rescatarte del desgano, viene a sacarte de todo lo que oprime al corazón, de tus desencuentros, de tu ahogo, el Señor te rescata y te invita después de experimentar la gracia de liberación que obra hoy en tu corazón, te muestra cuánto podes hacer vos también por los demás, pero primero déjate pescar por Jesús.

La misión de Jesús consiste en llevar a su cumplimiento la sana tradición mosaica y provocar un corte con la falsa interpretación de la ley y las tradiciones de fariseos y de escribas, hay una serie de ideologías que se han instalado en el corazón de Israel desde la interpretación poco genuina de la ley y que ha introducido un esquema de opresión del que Jesús viene a hacerse cargo, de allí que repetidas veces el Señor se encuentra enfrentado a esta clase política que oprime, el Señor les dice “Ustedes ponen cargas demasiadas pesadas sobre los demás, nos las mueven ustedes ni con un dedo”, si uno lee los textos en esta clave donde Jesús aparece liberando alguna persona poseída seguramente alrededor del poseído por algún mal espíritu esta la presencia de algunos de estos, escribas, fariseos que han hecho de la ley una mala interpretación y en la introducción de una ideología falsa hace que lo original de la invitación de la Palabra de Dios este como ausente en el corazón de la persona oprimida, cuando Jesús dice los pesco y los hago pescadores esta diciendo los libero y los hago conmigo liberadores, de qué lugar de la vida Dios viene a liberarme en nuestro ser hombres, mujeres, hay como niveles distintos donde la vida se explaya, hay un nivel racional, espiritual, uno de vínculos con los demás, uno que tiene que ver con la relación de nosotros mismos, uno que tiene que ver mas con lo físico, puede que yo necesite ser liberado de un estado de salud física que me hace estar mal desde hace mucho tiempo y el Señor viene hoy a pescarme en ese lugar, a sacarme de ese lugar de enfermedad en el que me vengo moviendo y que no termino de encarar, que arrastro mi enfermedad física, puede que el Señor venga a rescatarme de esos vínculos con la realidad, con los demás que me resultan insanos y viene a sacarme de ese lugar donde la computadora se ha transformado en un elemento de dependencia y la televisión también, el Señor viene a rescatarme de ese lugar de dependencia que me ha generado el vínculo con una determinada persona, el Señor viene a sacarme de ese lugar de fragilidad que hay en mi cuando tengo que opinar algo que se contradice al sentir de los demás por cuidar mi lugar en la sociedad porque me preocupa mucho que piensan los demás de mí y no soy libre frente al echo de decir lo que realmente pienso, viene a liberarme el Señor del cuidado excesivo de mi persona y de mi buen nombre, viene a igualarme con los demás.

Hay momentos donde uno pasa de la tranquilidad y del encuentro con uno mismo al aislamiento y puede que yo buscando un lugar de mayor intimidad, lejos de las preocupaciones termine por aislarme, los fines de semana pueden ser uno de estos momentos cuando estamos todos en la misma casa pero cada uno en sus cosas, no hay un hogar hay un techo, no se respira el ambiente familiar del compartir un juego, una tarea, del hacer cosas juntos, de una buena conversación, cada uno busca hacer lo que le gusta, posiblemente el Señor tenga que liberarme de eso, que yo me vinculo a la vida desde lo que me gusta y lo que no me gusta lo dejo de lado y le doy mas prioridad a lo que me gusta y cuando me toca hacer algo que no me gusta me quejo, como cuando no me gusta una determinada situación de trabajo y porque no me gusta la hago de mala gana, no la hago porque superando ese nivel primario de vínculo con la realidad que es el placer, el displacer, lo que me gusta, lo que no me gusta, puede que el Señor venga a liberarme en ese lugar del corazón o donde yo he construido lo que soy fijándome como son otros pero no siendo yo mismo.

El camino de la liberación en donde Dios mete su mano para pescarnos es distinto en cada uno de nosotros, seguramente que allí donde Dios te pesca desde ese lugar te invita a pescar, el Señor te ha pescado o te viene a pescar para que desde allí donde fuiste pescado desde ese mismo lugar pesques a otros, habiendo echo experiencia de la liberación de Dios en tu propia historia, desde ese lugar existencial de liberación te animo a pescar con Jesús.

RecomendarFacebook
Otros contenidos
 El llamado de Dios transforma la per...
 La Parábola de los Talentos
 La vocación: un llamado a ser discíp...
 El Espíritu Santo consolador, santif...
 Los primeros discípulos de Jesús




Volver a la página anterior...

Asociación Civil Radio María Argentina

Contacto: Para comunicarse con Radio María Argentina haga clic aquí